More :

Contacto

Mandanos un mensaje

Nombre

Apellido

Email

Número de teléfono

Compañía

Industry

Interesado en...

Agregar mensaje:

Detalles de contacto

    • Mexico City
      Avenida Nuevo León No. 250, 3er Piso. Colonia Hipódromo Condesa. Delegación Cuauhtémoc Código. Postal 06140, Distrito Federa, México

      Miami
      1330 West Avenue, Miami Beach, FL 33139, USA

Choose language

Menu

Combustibles

Célula de combustible de hidrógeno:

El combustible ideal para todo tipo de células de combustible, incluyendo los generadores de células alcalinas, es el hidrógeno. Hoy en día, el hidrógeno se conoce comúnmente como el “combustible del futuro”, llevando la iniciativa en industrias como la automovilística, donde Toyota, Honda, Hyundai, Mercedes-Benz y General Motors ya han anunciado que actualmente están enfocando sus esfuerzos en el desarrollo de coches de hidrógeno.

El hidrógeno es el elemento más ligero y abundante del universo y está considerado como el combustible más ecológico que existe. Actualmente, el hidrógeno se produce comercialmente mediante la reformación con vapor de gas natural o con tecnología de proceso de electrólisis y compresión estándar de gas, permitiendo el almacenamiento de este producto en botellas de acero o material compuesto.

La infraestructura para el suministro de hidrógeno ya existe sobre una base comercial, ya que el hidrógeno es de uso común en la fabricación y procesamiento de alimentos. Tan sólo en los Estados Unidos, más de nueve millones de toneladas de hidrógeno son producidas cada año.

En contraposición a otros sistemas basados en células de combustible disponibles en el mercado, el GenCell G5 funciona con hidrógeno grado industrial, de 99,5% de pureza, y con hidrógeno no puro. Este último es más accesible y menos costoso ya que es ampliamente utilizado y es, en cierta medida, un subproducto de la industria.

Amoniaco como fuente de hidrógeno:

Aunque el hidrógeno embotellado es más que suficiente en la mayoría de las circunstancias del mundo empresarial actual, también es indudable que el mercado de masas estará mejor abastecido integrando un reformador de hidrógeno bajo demanda con generadores basados en células de combustible. En este caso se considera al amoniaco la opción preferible. Es el segundo químico inorgánico más producido en el mundo, el cual tiene forma líquida a presión mayor o igual a 8 bar a temperatura ambiente, requiere de una logística muy simple, se transporta fácilmente y tiene la mitad del precio del diésel.

Su alta densidad de hidrógeno hace del amoniaco (NH3) un medio ecológico muy prometedor de almacenamiento y distribución. De hecho, entre las fuentes de combustible alternativas, el amoniaco tiene el más alto contenido volumétrico de hidrógeno –incluyendo al hidrógeno mismo– tanto en su forma criogénica como comprimida. Por otra parte, el hecho de que el amoniaco sea ya ampliamente producido y utilizado cómodamente, con procedimientos bien establecidos de distribución y manejo, permite su fácil transición como combustible alternativo.

El amoniaco es el suministro de hidrógeno perfecto para nuestros generadores de nueva generación dado que la tecnología de células de combustible alcalinas puede funcionar de manera intrínseca con hidrógeno producido por descomposición de amoniaco, a diferencia de otras células de combustible de baja temperatura que sólo pueden hacerlo añadiendo filtros muy costosos. Esto crea una ventaja competitiva muy significativa cuando lo comparamos con otros sistemas de células de combustible disponibles en el mercado.

Mantente conectado